Delincuentes aprovecharon que institución educativa no cuenta con vigilante.

Ladrones no respetan nada. Lo que debía ser una mañana normal de clases, se convirtió en un terrible día para una docente de la institución educativa inicial N° 1564, ubicada en la urbanización Canalones de Nuevo Chimbote.

Es que, tras llegar a su centro de labores e ingresar a su aula, Carmen Villafana Villanueva se percató que todos los útiles escolares de sus 24 niños, que llevaron para trabajar todo el año, habían sido robados.

Además de llevarse decenas de tijeras, papel bond, cartulinas, colores, plumones, crayolas, entre otros útiles; los ladrones se llevaron una grabadora, material didáctico y útiles de aseo.

“Llegué minutos antes de las 8:00 de la mañana al colegio y vi que la puerta de mi aula había sido forzada, ingresé y observé que se habían llevado, prácticamente, todo; lo único que dejaron fue el mobiliario”, declaró apenada la profesora del salón de 5 años.

Carmen Villafana señaló que los ladrones, quienes habrían ingresado en la madrugada, se aprovecharon de que la institución educativa carece de un vigilante.

Enterados del hecho, efectivos de la Comisaría de Buenos Aires llegaron hasta el centro educativo para realizar las indagaciones del caso. (Yoshi Vera)

Sidebar 1